no ganttHay dos estrategias habituales para planificar y seguir el avance de un proyecto, que no se deben emplear en scrum.

La primera es calcular la duración de las tareas empleando unidades de tiempo concretas para predecir la ejecución como si fuera un proceso, y dibujarla en un diagrama de Gantt.
Esta estrategia es coherente para planificar trabajos "mecánicos": trabajos compuestos por actividades de ejecución procedimentada, pero no es adecuada para trabajos del conocimiento ni para trabajos creativos.

novela gantt

 

 

 

La construcción de un muro es un ejemplo simple de trabajo mecánico o procedimentable, en el que podemos calcular los metros de pared que levanta una persona al día para planificar cuánto se tardará en completar un trabajo de dimensión conocida.

Si el ritmo de avance diario de una persona es de 3 metros, en un proyecto en el que sean necesarios 30 metros de pared podemos asignar a la tarea con una duración de 10 días.
Si necesitáramos entregarlo antes podríamos emplear a dos personas para acabar en la mitad de tiempo.

Pero si en lugar de hacer un muro, se tratara de escribir una novela ¿también sería adecuado emplear unidades concretas, como el número de líneas o de páginas que escribe al día una persona, y conocer de antemano cuántas tendrá la novela para trazar un plan y seguir su avance?
¿Es posible reducir el tiempo a la mitad o a la tercera parte, duplicando o triplicando el número de personas?

personas trabajo

La segunda estrategia de gestión de proyectos tradicional que no se emplea con scrum es calcular el avance midiendo el trabajo realizado.
En la gestión predictiva resulta lógico suponer que si se han estimado 10 días para hacer una pared, después haber trabajado 5 se habrá hecho la mitad. Esto es: se calcula el avance del plan midiendo el trabajo realizado.

Sin embargo scrum no calcula el avance midiendo el trabajo realizado, sino el pendiente de realizar, porque los proyectos ágiles funcionan con dos premisas opuestas a los proyectos tradicionales:

1.- La ya mencionada, de que no es posible descomponer y trazar el trabajo con la precisión necesaria para elaborar una planificación predictiva (Gantt). 
2.- El producto final no tiene una definición cerrada desde el principio. Evoluciona durante el desarrollo. Si se trata de hacer una pared de 10 metros, después de haber hecho 5 sabremos que nos quedan otros cinco, pero no sería así si podemos admitir que el cliente puede variar el trazado o la altura a medida que avanza la construcción.

Por estas razones scrum usa unidades relativas para estimar el esfuerzo de cada tarea y monitoriza el avance estimando a diario lo que queda, y no lo que se ha hecho (p. ej. con un gráfico de avance o burndown)

 


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar