¿Cuál es la finalidad de las empresas?

Como tengo instalado en la mesa de al lado al nuevo director de proyectos estoy viendo la presentación que prepara para aleccionar mañana a su equipo de gestores, a “facturar”. 

El título de la primera diapositiva es “¿Para qué existen las empresas?” y a continuación presenta con letra de gran tamaño, como remarcando que  “¡Toodo el mundo lo debería sabeeer porque es ¡evideeente!: “PARA GANAR DINERO”. 

Resulta tan obvio que acompleja no entenderlo. ¿Obvio?

¿En todas las empresas, es esta la meta de su emprendedor? Seguro que en muchas sí, pero también es seguro que otras han nacido para dar vida a proyectos ilusionantes por sí mismos.

Desde luego, sin dinero la empresas no tienen oxígeno, pero la diferencia es que en las primeras es el objetivo y para las segundas, la consecuencia.

Quizá sea porque no sé de “bisnes”,  pero me gustan más las segundas, y me da la sensación de que las primeras confunden el medio con el fin.

Hace poco me aconsejaba el director de negocio de la software factory en la que trabajo: “El cliente no sabe lo que quiere. Copia y pega este informe que hice yo hace unos meses para Fulanitez, cambia los datos y ya tenemos facturado el estudio”  ¡?!

No le entendía y sin duda él no habría entendido por qué . Seguramente las dos visiones tienen razón: la una, en una empresa cuyo fin es facturar, y la otra en una empresa cuyo fin es construir soluciones.

Se me ocurre hacer un paralelismo con  la finalidad por la que algunas personas deciden ser médicos. Seguro que las hay que quieren alcanzar un nivel social y económico alto y ven en la medicina una profesión adecuada para su objetivo. Pero seguro que las hay también que sencillamente, quieren curar enfermos.

Los primeros tienen que curar pacientes para ganar dinero, los segundos ganan dinero porque curan enfermos. Puede parecer lo mismo, pero hay mucha diferencia.